Epilogo para la 5º internacional en tributo a los artistas muertos.

Por Ricardo Piukewerken

Celebrar….mejor conmemorar a los muertos y a las muertas no es una idea original, la fecha viene marcada en el calendario gregoriano, pero recordar a los artistas muertos el 2 de noviembre hace la distinción. En Santiago de Chile el día de difuntos se realiza el 1º de noviembre, la iglesia católica lo marca como feriado legal, pero durante este día se debe celebrar a”todos los santos” entonces el 2 de noviembre día del recordatorio a las difuntas, pasa “colado” o sea no se toma en cuenta, por tanto los apostólicos ,católicos y románicos confabulan contra el recuerdo hacia los muertos, cosa rara pues son la institución que más ha cooperado con la extinción de seres humanos, animales y plantas. Las artistas de Chile recordamos a nuestros maestros en el momento preciso y llevamos flores de los árboles floridos, velas a punto de extinguirse, pero que aún alumbran, alimentos y bebidas para hacer del evento un echo placentero.

Los muertos, las muertas siguen existiendo, te los encuentras en una imagen, en las palabras que alguna vez le oíste decir, en alguna cinta de vídeo o escuchas su voz en un cassette y te producen algo, una sensación, unos sentimientos que los vivos no logramos producir.

Le hemos llamado tributo los artistas muertos, pero las artistas vivas pueden recordar a quien quieran y presentar a los que no fueron artistas como procuradores de aquellos que ahora lo son y con este echo recordatorio se unen dos tipos de creación, la del recordado y la del que recuerda y osa mostrar, decir y hacer en homenaje.

Cada año de estos cinco transcurridos es más emocionante uno del otro o parecidos en emociones, los creadores llevan alimentos y los ofrecen durante su presentación a los que los acompañan, expectantes niñas, mujeres sobre silla de ruedas, bailarinas, dibujantes, fotógrafas.

Un poco de chocolate circula entre la comunidad, mate recién preparado, pan y tomates.

Salones y pasillos adornados de recuerdos, de actos originales en una casa creada por el artista anfitrión Eric Rodriguez, SOFÁ le llamó en recuerdo a su ex restauran donde pasó una edad feliz, hemos alojado aquí 2 años de tributos, un año de “Festival de poema” que tal vez tenga su segunda parte en este mismo sitio, en esta casa de artistas, las personas que llegan aquí se sienten bien porque tiene patio con árboles, flores y enredaderas y porque su anfitrión te acepta con suavidad.

Yo cuento con su amistad y con su voluntad creativa ampliada y participativa por eso acudo a él cuando tengo alguna inquietud motivacional porqué se que me dirá “hagamos la aquí” y ya, es el inicio, la continuación del conocimiento mutuo.

La quinta internacional en tributo a los artistas muertos ha concluido, nuevas amistades se inician, quedó una colección de recuerdos con abrazos y con besos, con niñez y vejez unidas y con obras de arte mortales.

Las imágenes de el día 1º y la madrugada del 2 de noviembre de 2010

PiukeWerken


en tributo a los artistas muertos